Información de contacto

Santa Rosa 4, 08012 Barcelona, España

Este 17 de mayo se celebra el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información. Se trata de una convocatoria oficial de la ONU, aunque ésta recogió el testigo de la Asociación de Usuarios de Internet de España, primera convocante del “Día de Internet” en 2005. Con motivo de esta celebración, esta semana se celebra la Semana de Internet, con diversas iniciativas y actos por parte de organizaciones y empresas.

La intención tanto de la ONU como de la Asociación de Usuarios de Internet es la de dar a conocer las posibilidades y ventajas que Internet, y las Telecomunicaciones en general, han ofrecido a las comunidades de todo el mundo. Además, durante la pandemia mundial se han mostrado como la gran alternativa de trabajo y motor de la economía por el confinamiento. Es por eso por lo que consideramos importante recordar qué es lo que Internet ha aportado a sectores como el retail o la publicidad, y en concreto al digital signage como herramienta de comunicación para empresas de todo tipo.

1. Poder trabajar en todo el mundo

 

Internet nos ha permitido poder llegar a todo el mundo. De esta forma, las empresas pueden promocionar sus productos y servicios dirigiéndose a clientes de cualquier país del globo. Además, con las nuevas herramientas de segmentación esto se puede hacer de manera controlada, pudiendo focalizar nuestra publicidad más en rasgos como la edad o el género que en otros como la nacionalidad o el idioma.

La segunda gran ventaja de su alcance global, y que ha quedado más patente durante el confinamiento, es el teletrabajo. Internet permite, a través de herramientas conectadas y plataformas cloud, trabajar en remoto, entregar nuestras tareas y comunicarnos con compañeros y clientes estemos donde estemos. En el Digital Signage, esto se traduce además, en poder controlar nuestro circuito desde cualquier sitio, sin importar donde están nuestras pantallas de emisión.

2. Las mejores herramientas para nuestro negocio

 

Internet ha permitido la aparición en algunos casos, y la potenciación en otros, de figuras como el SaaS, el cloud computing o las aplicaciones en la nube. Ello ha permitido a las pequeñas empresas el acceso a las herramientas de gestión que habitualmente usan las grandes corporaciones. Con las herramientas y plataformas modulares, y el pago por suscripción, estas empresas pueden obtener productos y servicios ajustados al milímetro a sus necesidades, y pagar única y exclusivamente por lo que van a usar. De esta forma, la inversión que con los antiguos sistemas eran fijos, ahora son flexibles y dan más margen de maniobra a la empresa.

El cloud computing también ha permitido poder ofrecer productos actualizables, en mejora continua, y capaz de superar una y otra vez sus propias limitaciones. Ello ha hecho accesible a todo tipo de empresas el método Lean, que ha propiciado que cada día aparezcan nuevas plataformas que crecen y se desarrollen de forma orgánica gracias a las aportaciones de sus usuarios. Muchas de las herramientas que utilizamos hoy, por no decir todas, surgieron de forma modesta y han crecido como gigantes gracias al apoyo de sus usuarios.

3. Más información sobre nuestros clientes

 

Internet ha traído, consecuentemente, otros nuevos conceptos como el Internet de las Cosas o IoT. Tecnologías que nos permiten trasladar nuestra propia conectividad al entorno que nos rodea, nuestras infraestructuras, objetos cotidianos, automóviles, prendas… Ahora son ellos los que se conectan a internet, recibiendo y enviando información, multiplicando las capacidades de sensores de todo tipo que antes quedaban limitados al entorno local. Todo ello ha podido dotar de inteligencia e interactividad a nuestros establecimientos, mejorando la experiencia del cliente hasta límites antes insospechados.

Esto funciona en el doble sentido. Los establecimientos (y sus muebles, pantallas e incluso productos) ahora pueden recabar información de forma masiva y analizarla en tiempo real. El Big Data, la gran fuente de riqueza del siglo XXI, se alimenta directamente del IoT, convirtiendo nuestros puntos de venta en nodos de una gran red de conocimiento global. En pocas palabras: Nuestros establecimientos, nuestras pantallas y nuestros muebles conectados nos aporta ahora más que nunca de valiosa información para nuestra toma de decisiones.

Imágenes: Unsplash: Praveen kumar Mathivanan, NASA, Tianyi Ma, Marius Masalar.

Compartir: