Información de contacto

Santa Rosa 4, 08012 Barcelona, España

El confinamiento de la población que estamos viviendo ha hecho que muchos negocios pierdan temporalmente buena parte de sus clientes, lo que les ha llevado a tener que ralentizar su actividad empresarial. Realmente toda empresa puede encontrarse en situaciones como esta, por ejemplo un centro educativo que cierra en verano o un resort turístico en temporada baja. La gran diferencia es que en estos casos la empresa ya cuenta con estos periodos de baja actividad, lo que le permite liberar recursos o reorientarlos en otras tareas.

En Admira, nuestras herramientas y procesos de trabajo nos permiten trabajar en remoto con total normalidad y al cien por cien de nuestra capacidad. Pero sí es cierto que nos hemos adaptado a las circunstancias especiales de muchos de nuestros clientes. Esta situación nos ha supuesto una oportunidad para, como decíamos arriba, reorientar nuestros recursos en tareas igualmente importantes, pero que por circunstancias no habíamos podido abordar con anterioridad. Veamos algunos ejemplos que podríamos aplicar en todo tipo de empresas.

1. Formar y capacitar a nuestro equipo

Es una de las opciones que más se están practicando estos días, aunque realmente es algo que debe realizarse de forma continua en toda organización. En Admira contamos con la estrategia de formación continua #BetterWorkersBestPeople, con formaciones internas y un portal de RRHH con gran cantidad de recursos de aprendizaje. También hemos acordado recientemente con AVIXA la realización de cursos de capacitación.

Aprovechar recursos con baja actividad

2. Evaluar y actualizar los procesos internos

Un periodo de ralentización o cambio en nuestra actividad, nos permite tomar otro punto de vista de nuestra organización. Este cambio de perspectiva es muy útil para identificar errores y detectar posibles mejoras en los procesos de nuestro día a día. En Admira, por ejemplo, estamos realizando encuestas internas sobre el teletrabajo cuyas conclusiones podremos usar posteriormente para mejorar la coordinación entre las distintas oficinas de nuestra empresa.

3. Documentar proyectos y herramientas

La documentación interna es la base del know-how de toda organización. Podemos tenerlo en forma de fichas de cliente, actas de reunión, formaciones grabadas… Todo ello será de gran utilidad tanto para nuevos compañeros que se incorporen al equipo, como para dar visibilidad a los que ya trabajan con nosotros. Y puede suponer además una valiosa materia prima para elaborar documentación técnica o comercial para los clientes. En Admira estamos aprovechando para renovar y ampliar nuestro Manual de Uso, que plantearemos como una herramienta de consulta multiplataforma.

4. Buscar nuevas oportunidades con nuestros proveedores

Los proveedores son nuestros compañeros de viaje, y debemos remar junto a ellos en esta travesía. Un momento de parón en nuestro sector puede ser un buen momento de preguntarles qué otros productos o servicios pueden ofrecernos, y evaluar si podemos trabajar en ello de forma conjunta. En Admira por ejemplo estamos estudiando la posibilidad de desarrollar soluciones innovadoras para reuniones y demostraciones comerciales, ahora que las videoconferencias están tan en auge.

5. Apoyar a nuestros clientes y alinearnos con sus objetivos

La relación con nuestros clientes no debe verse sólo como un intercambio comercial, sino como un compromiso con sus objetivos. Al igual que hacemos con los proveedores, un periodo de baja actividad puede ser una oportunidad para preguntarles qué necesidades tienen y en qué podemos ayudarles. Como ya vimos en los entornos VUCA, ello nos servirá no solo para estrechar lazos con ellos, sino para tener una visión más amplia de nuestro sector. En Admira estamos aprovechando estas semanas para preguntarles qué herramientas de nuestra plataforma usan con más frecuencia, y realizar píldoras formativas para que les saquen el mayor partido.

Lo más importante: dedicar más recursos al I+D+i

Fruto de esa mayor capacitación de nuestro equipo, de esa evaluación y actualización interna, de ese diálogo con proveedores y clientes, surgirán grandes ideas para nuestro negocio. Y la situación actual es una buena oportunidad para dedicar más recursos al I+D+i y encarar la reactivación de nuestro sector con nuevos productos y servicios. En Admira, la situación actual nos ha inspirado para desarrollar nuevos productos mejor adaptados a la situación de incertidumbre que pueden llegar a vivir nuestros clientes.

Aprovechar recursos con baja actividad

Como vemos, son muchas las opciones que tenemos de aprovechar nuestros recursos en estas circunstancias, sobre todo el talento de nuestro equipo. Y las dificultades bien pueden servirnos para agudizar nuestro ingenio y reavivar nuestro brío. No es gratuito esa frase tan escuchada de que de esta crisis, “saldremos reforzados”.

Imágenes | Unsplash: Josh Calabrese.

Compartir: