Información de contacto

Santa Rosa 4, 08012 Barcelona, España

¿Es necesario el IoT para la Smart City?

Según la ONU, el 55% de la población mundial vive en ciudades, una proporción que alcanzará el 70% en 2050. Teniendo en cuenta el crecimiento demográfico exponencial que estamos viviendo, se estima que para mitad de siglo sean 7.700 millones las personas que vivan en entornos urbanos.

El gran reto para las ciudades será gestionar los recursos para semejante cantidad de habitantes. Y más aún, hacerlo de forma eficiente y sostenible, que no ponga en jaque la habitabilidad para sus ciudadanos: contaminación del aire, congestión del tráfico, igualdad de recursos…

Conectividad en la Smart City: la Ciudad Conectada

Para ello, jugará un papel clave la automatización de tareas, como ya lo ha sido la domótica para el hogar o los ADAS (sistemas de asistencia a la conducción) para la seguridad vial. La Smart City ya ha automatizado un gran número de procesos, pero es con conectividad donde se exprimen sus posibilidades.

En una Ciudad Conectada, las infraestructuras podrán recabar información valiosa para los responsables de su funcionamiento. Pero también podrán interactuar entre ellas, integrándose en un mismo ecosistema que comparta procesos de Facility Management más eficientes.

Mantenimiento de infraestructuras en la Smart City

Uno de estos procesos donde más se puede ahorrar es en el mantenimiento de las infraestructuras. La GMAO (Gestión de Mantenimiento Asistido por Ordenador) supuso un gran avance en la automatización de tareas recurrentes.

En un contexto de Smart City Conectada, permite a los responsables tener un mayor control del correcto funcionamiento de las instalaciones (a través de paneles de control o dashboards). Y mejor aún, permite alimentar sistemas de inteligencia artificial (mediante machine learning) para alcanzar niveles autónomos de mantenimiento.

Usos del IoT en la Smart City

smart city iot

Esta conectividad se consigue a través de dispositivos y sensores de IoT, que son los que convierten la Smart City en Ciudad Conectada. Las posibilidades de aprovechamiento son tantas como tipos de dispositivos y sensores existen. La lista podría ser infinita, pero algunas de las aplicaciones con más proyección son las siguientes:

  • Gestión del tráfico: Identificar patrones de circulación para evitar atascos.
  • Supervisión de infraestructuras: Monitorización y diagnóstico del estado de vías y puentes para evitar fallos y daños estructurales.
  • Gestión de residuos: Seguimiento de niveles de residuos y optimización de las rutas de recogida.
  • Alumbrado público: Racionalización del uso de farolas y otros elementos, según horarios, condiciones meteorológicas, tránsito de usuarios…
  • Prevención de incendios: Identificación de patrones y alerta temprana a los servicios de emergencia.
  • Gestión de aparcamientos: Información de la ocupación en tiempo real y sistemas de pago variables en función de la demanda en cada momento.
  • Transporte público: Optimización de frecuencias y rutas según la demanda real de los usuarios.
  • Climatización y ventilación: Regulación autónoma de los distintos parámetros (temperatura, potencia, etc) dependiendo de la ocupación de los espacios.

PLATAFORMAS CLOUD PARA LA GESTIÓN DE LOS DISPOSITIVOS IOT

Con el boom del IoT crecerá el número de dispositivos conectados que tendremos en las infraestructuras y espacios públicos. Ello hará necesario el uso de lenguajes comunes y plataformas de gestión que permitan integrarlos a todos en el mismo ecosistema. Soluciones cloud de IoT como las de Admira se han adaptado a esta nueva realidad, ofreciendo herramientas de trabajo para responsables públicos y gestores de infraestructuras. Nuevos retos como la gestión responsable de datos o la seguridad de los sistemas remotos requieren de plataformas específicas y cada vez más sofisticadas.

Imágenes: Pixabay/Tumisu, PxHere/Paul

 

Compartir: