5 tipos de contenidos para recibir a los trabajadores tras el confinamientoPrevious Article
Día del Internet: 3 cosas en las que nos ha ayudado con nuestra empresa o negocioNext Article
Breaking News

Digital Signage, Smart Cities, Internet of Things en español

3 consejos para empezar a usar Digital Signage en tu PYME o pequeña empresa

Espaciado entre Líneas+- ATamaño de Letra+- Imprimir este Artículo
3 consejos para empezar a usar Digital Signage en tu PYME o pequeña empresa

Videowalls, muebles inteligentes, kioskos interactivos… Los puntos de venta mejorados con tecnología son, sin duda, la ola del futuro en el retail. Sin embargo, los pequeños comercios no suelen contar con presupuesto o personal cualificado para afrontar una transformación digital a gran escala. Por este motivo, los comerciantes tienden a pensar que el digital signage no se ajusta a sus posibilidades. Pero la verdad es que  la señalización digital ofrece muchas posibilidades, muchas más sencillas suponen una estrategia efectiva para el pequeño comercio.

No importa cómo se implemente, el digital signage en un establecimiento tiene el objetivo de impulsar la fidelidad del cliente. Es decir, brindar a los consumidores una forma nueva o mejorada de experimentar su establecimiento y sus productos. En un mercado tan competitivo, ¿puede una PYME realmente permitirse no invertir en la experiencia de su cliente? La buena noticia es que a medida que crecen sectores como el del smartphone o el IoT (Internet de las Cosas), también crecen las posibilidades de la señalización digital. Este hecho hace que la implementación a cualquier escala sea rentable y realista. Las empresas pueden considerar la instalación de pantallas a pequeña escala para probar su impacto, impulsar la fidelidad del cliente y transmitir una sensación de innovación y modernidad.

Consejos para usar cartelería digital en tu negocio

A continuación se exponen algunos consejos sobre lo que se necesitas saber a la hora de implementar un circuito de Digital Signage en un pequeño negocio.

1. Invierte solo lo que necesita tu negocio

En su forma más básica, la implementación de la señalización digital no toma mucho: una pantalla, un equipo conectado y un software de gestión de contenidos. Los dos primeros constituyen el hardware, y puede ser tan sencillo o complicado como necesite nuestro negocio, desde una simple tablet hasta un enorme videowall.

El software es el programa informático que se instala en el hardware y que permite emitir los contenidos por la pantalla; un buen ejemplo es la solución de Admira, que puede contratarse en modalidad de licencia SaaS mensual, por lo que no es necesario realizar una gran inversión y se puede ajustar a todo tipo de presupuestos.

2. Imagina qué más puedes ofrecer a tus clientes

La señalización digital puede traer experiencias totalmente nuevas a sus tiendas. Otros casos de uso impactantes pero simples para la señalización digital incluyen ofrecer precios dinámicos o mejorar la imagen de la marca a través de anuncios gráficos u otro contenido de la compañía.

3. Haz crecer tu digital signage a media que crece tu negocio

Una instalación inicial de señalización digital puede crecer hacia soluciones más avanzadas, al mismo ritmo que crezca la empresa. Podemos pasar de monitores normales a pantallas táctiles para producir una experiencia interactiva con sus productos, o un punto de comercio electrónico para que los clientes puedan comprar artículos agotados o una aplicación con control de voz.

El digital signage no tiene que ser complicada para ser efectiva, y no tiene que ser una inversión de todo o nada. La escalabilidad de estas soluciones permite que una pequeña empresa pueda comenzar con una pequeña inversión, y hacer crecer su circuito al mismo ritmo que crece su negocio. La posibilidad de competir con las mismas herramientas que las grandes cadenas de retail, bien merece la pena.

Digital signage para PYME

La Plataforma de Admira para digital signage y retail analytics está diseñada para negocios de cualquier tamaño, pudiendo ajustarla a nuestras necesidades y aprovechando la inversión que ya hayamos podido realizar en hardware.